miércoles, 11 de diciembre de 2013

Feliz Navidad


Camina la Virgen pura
de Egipto para Belén,
y en la mitad del camino,
el Niño tenía sed,
allá arriba en aquel alto,
hay un viejo naranjel.
-Ciego mío, ciego mío,
si una naranja me diese
para la sed de este Niño
un poquito entretener,
que las aguas corren turbias.
-Ay Señora, sí Señora,
coja usted las que "quisié".
El Niño como era Niño,
todas las quería coger,
la Virgen como era Virgen,
no cogió "na" más que tres.
Apenas se va la Virgen,
el ciego comienza a ver,
¿quién ha sido la Señora
que me ha hecho tanta merced?
Ha sido la Virgen pura
que va de Egipto a Belén.

Lo escuché ayer en el programa del Ciudadano García de RNE, una chica lo recitó estupendamente.


miércoles, 20 de noviembre de 2013

Para Esther


Aunque ella no me lo mande.
Es grande.
¿Quién nos enseña a leer?
Esther.
De ella es el ripio que trenzo.
De Lorenzo.
Cuando el cuento da comienzo,
pone voces moduladas
de ogros, princesas o hadas,
¡es grande Esther de Lorenzo!

miércoles, 13 de noviembre de 2013

León Felipe


Las biblias las hacen y las renuevan los poetas;
los obispos las deshacen y las secan;
y los políticos las desprecian,
porque piensan que la parábola no es una
                                      [herramienta dialéctica.

                  *********

Porque no basta con decir:
es un loco... un enfermo.
Además, ya no hay locos,
ya no hay locos, amigos, ya no hay locos
Se murió aquel manchego,
aquel estrafalario
fantasma del desierto
y... ni en España hay locos.
Todo el mundo está cuerdo.

                   *********

          REVOLUCIÓN

                              Canción mexicana
                      (Con la música de la Valentina)

Siempre habrá nieve altanera
que vista al monte de armiño
y agua humilde que trabaje
en la presa del molino.
Y siempre habrá un sol también
-un sol verdugo y amigo-
que trueque en llanto la nieve
y en nube el agua del río.



De Poesía completa, de León Felipe, qué fenómeno, chaval.

 

     

lunes, 4 de noviembre de 2013

Romance de la loba parda


Estando yo en la mi choza
pintando la mi cayada,
las cabrillas altas iban
y la luna rebajada;
mal barruntan las ovejas,
no paran en la majada.
Vide venir siete lobos
por una oscura cañada.
Venían echando suertes
cuál entrará a la majada,
le tocó a una loba vieja,
patituerta, cana y parda,
que tenía los colmillos
como punta de navaja.
Dio tres vueltas al redil
y no pudo sacar nada;
a la otra vuelta que dio,
sacó la borrega blanca,
hija de la oveja churra,
nieta de la orejisana,
la que tenían mis amos
para el domingo de Pascua.
-Aquí, mis siete cachorros,
aquí, perra trujillana,
aquí, perro el de los hierros,
a correr la loba parda!
Si me cobráis la borrega,
cenaréis leche y hogaza;
y si no me la cobráis,
cenaréis de mi cayada.
Los perros tras de la loba
las uñas se esmigajaban;
siete leguas la corrieron
por unas sierras muy agrias.
Al subir un cotarrito
la loba ya va cansada:
-Tomad, perros, la borrega,
sana y buena como estaba.
-No queremos la borrega,
de tu boca alobadada,
que queremos tu pelleja
pa' el pastor una zamarra;
el rabo para correas,
para atacarse las bragas;
de la cabeza un zurrón,
para meter las cucharas;
las tripas para vihuelas
para que bailen las damas.


Anónimo.



martes, 29 de octubre de 2013

Dani Martín


Estuve en el concierto de Dani Martín en Cáceres, y he de decir que estuvo fantástico. Fue una tarde lluviosa, la gente entró al concierto algo fría pero Dani Martín hizo que todo el mundo se lo pasase estupendamente. Estuvo acompañado de 11 músicos muy buenos todos ellos y bueno, en fin, que no se le puede poner ninguna pega. Espero que le vaya bien en la gira que ahora comienza.

jueves, 17 de octubre de 2013

Duncan Dhu


Duncan Dhu tienen nuevo disco y nuevo video-clip, está muy bien y les invito a verlo por el intenné. Eso en intennné, pero yo voy escribir la letra de una canción suya que me gusta mucho.

La casa del enterrador

No sé expresarme bien
al ver al viejo enterrador,
quién le obligó a salir
de allí, dejar su antiguo hogar.

La vieja casa allí,
la mira y le dice adiós
sigue tú, ya sin mí,
me he de ir,
que yo hasta aquí llegué
y ahora aquí,
dejo ya, lo que fui.

El frío suelo está,
 sin luz, él no vive aquí,
qué nuevo enterrador traerán,
aquí al gran desván...

El viejo envejeció,
llegó el retiro como un haz
de metal, a cortar
lo que fue, 
sin darse cuenta él, 
se le fue, y ahora qué
sabe hacer...

Diego Vasallo.

martes, 15 de octubre de 2013

Día de la Hispanidad

El otro día, en la misa de la Hispanidad el cura de mi pueblo leyó el himno a los caídos por España y enseguida me di cuenta de que era un buen poema que nunca había oído. Al final del acto le pregunté por dicho poema al cura y me dio una dirección de Internet, "creo que es de Pemán, me dijo". Y buscando, buscando, tropecé con la estupidez de los políticos al saber que el poema original había sufrido varias modificaciones desde su creación por motivos de lo políticamente correcto. Por ejemplo, el estúpido de Bono hizo la última reforma y si sería inepto que, siendo el poema un soneto, a quién se lo encargaría que se cargó toda la rima. Además, si uno lee la versión actual se da cuenta de que es un soneto salvo por el octavo verso que es octosílabo, sin duda fue un político el que lo modificó. Se suprimen así, en la versión actual, menciones al rey o a la Patria, y así va España. Aquí reproduzco la versión original del poema, que por cierto es de Martín Garrido Hernando.

Lo demandó el Honor y obedecieron;
lo requirió el Deber y lo acataron;
con su sangre la empresa rubricaron;
con su esfuerzo, la Patria redimieron.

Fueron grandes y fuertes, porque fueron
fieles al juramento que empeñaron.
Por eso como púgiles lucharon,
por eso como mártires murieron.

Inmolarse por Dios fue su destino;
salvar a España, su pasión entera;
servir al Rey, su vocación y sino.

No supieron querer otra bandera,
no supieron andar otro camino;
¡no supieron morir de otra manera!


Martín Garrido Hernando.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

El puente de Alcántara


Construido entre el año 105 y 106 por el arquitecto Cayo Julio Lacer para comunicar Norva Caesarina (Cáceres) con Conímbriga, impresionó tanto a los árabes que decidieron llamar a la zona Al-Qantarat, es decir, El puente. Pontem perpetui mansurum in secula mundi (el puente que durará mientras dure el mundo), figura en el dintel del templete situado en el lado sur. Seis arcos para salvar una distancia de 214 metros sobre el Tajo, cinco Pilares (las Pilares en mi casa van con mayúscula, Pilli) y dos estribos. Los impuestos de siete villas fueron necesarios para poder sufragar esta obra. Sus proporciones son impresionantes: 71 metros desde el cuarto Pilar hasta el arco del triunfo. Una altura necesaria para salvar un prufundo cauce con crecida de caudal importante en su momento.
El geógrafo árabe, Al Idrisi, lo consideró una de las maravillas del mundo. Tal era su belleza que en 1475, en una de las guerras entre Portugal y el Reino de Castilla al enterarse el rey luso Alfonso V que iba a ser derruido para evitar su paso, decidió comunicarle a su enemigo, el Duque de Villahermosa, que él daría un rodeo "pues no quería el reino de Castilla con ese edificio de menos". 
Los romanos, cuando hablaban de sus obras de ingeniería decían perseguir tres principios básicos: utilitas, firmitas y venusta. Que sea útil, que sea firme y que sea bello. Y útil, firme y bello es el Puente de Alcántara, merecedor, sin duda, de figurar entre nuestro Patrimonio de la Humanidad, al igual que ya figura entre nuestro Patrimonio Nacional desde 1924.


Texto sacado de un artículo de Víctor Casco, con lo que te hemos dao en mi casa, ya está bien que hagas algo por la comunidá.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Antonio Machado



Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia en los cristales.

Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha carmín.

Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.

Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
"mil veces ciento, cien mil;
mil veces mil, un millón".

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia en los cristales.





miércoles, 28 de agosto de 2013

Quevedo

Me ha dicho mi hermana, que es escritora, que el soneto es muy difícil que quede bien, que, incluso a Quevedo le cuesta conseguir sonoridad, y que no siempre lo consigue. Creo que en este soneto lo ha logrado.

Si quien ha de pintaros ha de veros,
y no es posible sin cegar miraros,
¿quién será poderoso a retrataros,
sin ofender su vista y ofenderos?

En nieve y rosas quise floreceros,
mas fuera honrar las rosas y agraviaros;
dos luceros por ojos quise daros;
mas ¿cuándo lo soñaron los luceros?

Conocí el imposible en el bosquejo;
mas vuestro espejo a vuestra lumbre propia
aseguró el acierto en su reflejo.

Podráos él retratar sin luz impropia,
siendo vos de vos propia, en el espejo,
original, pintor, pincel y copia.



Quevedo, genio, genio, genio, tá, tá, tá...


viernes, 23 de agosto de 2013

Cuando el fútbol se hizo poesía

...ahí la tiene Maradona. Le marcan dos. Pisa la pelota Maradona. Arranca por la derecha el genio del fútbol mundial. Puede tocar para Burruchaga...siempre Maradona...genio, genio, genio... tá, tá, tá... goooooooolllll quiero llorar... Dios Santo, viva el fútbol... golaaaaazooo... Diegooool... Maradona... es para llorar, perdónenme... Maradona en recorrida memorable, en la jugada de todos los tiempos... barrilete cósmico... ¿De qué planeta viniste... para dejar en el camino a tanto inglés?... Para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina... Argentina 2, Inglaterra 0... Diegol, Diegol... Diego Armando Maradona... Gracias, Dios. Por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas,... por este Argentina 2, Inglaterra 0


Relato del gol por Víctor Hugo Morales, pueden oírlo poniendo en google: gol de Maradona a los ingleses.

viernes, 19 de julio de 2013

Carmen Amaya

Sordinas en las guitarras
que Carmen Amaya ha muerto,
silencio los cantaores
y los bailaores quietos,
que el terremoto del baile
hoy tiene sus brazos yertos,
cansados de tanto alzarse
queriendo alcanzar el cielo.


Oír en el programa Documentos RNE de Radio Nacional, titulado Carmen Amaya, Minuto 50 y 08 segundos.

De luto el pueblo gitano,
silencio palmas y olé,
que ha muerto una bailaora
de pura raza calé.
Ha muerto Carmen Amaya,
y el Montjuich y el tibidabo
le dan su adiós enlutado
cada uno en su atalaya.
Un lucero nuevo brilla
porque Carmen en el cielo
va sembrando seguidilla.

Oír en el mismo programa de RNE, Minuto 47 y 58 segundos.

lunes, 10 de junio de 2013

El Don de la tristeza

   Entristecer un poco cada día,
y nunca entristecer más de la cuenta,
que la tristeza es pobre y se sustenta
de vuestra caridad y de la mía.

Entristecer por tanta lejanía
y tanto corazón en compraventa
como va entristeciendo aquel que intenta
y no logra alcanzar, por atonía.

La tristeza es un don que no han gozado
los que ríen de todo y para todo
como si no vivieran de prestado.

Entristeder despacio, y de tal modo,
que hasta el último instante la tristeza
puede acabar donde el amor empieza.


Juan Emilio Aragonés

viernes, 10 de mayo de 2013

Historia de mi muerte

   Soñé la muerte y era muy sencillo:
Una hebra de seda me envolvía,
Y cada beso tuyo,
Con una vuelta menos me ceñía.
Y cada beso tuyo
Era un día:
Y el tiempo que mediaba entre dos besos
Una noche. La muerte es muy sencilla,

   Y poco a poco fue desenvolviéndose
La hebra fatal. Ya no la retenía
Sino por sólo un cabo entre los dedos...
Cuando de pronto te pusiste fría.
Y ya no me besaste...
Y solté el cabo, y se me fue la vida.


Leopoldo Lugones.

jueves, 11 de abril de 2013

La primavera, la primavera...

La tierra se engalana como novia
y el infinito espacio reverbera,
que vuelve ya la dulce primavera.
La fuente dice:-Escucha mi lamento.
El aura:-No desoigas mis rumores.
La rosa:-Bebe mi oloroso aliento.
El ave:-Aprende amor en mis amores.
Renace, oh corazón, de tus dolores:
ama, sonríe y en la dicha espera,
que vuelve ya la dulce primavera.


Manuel González Prada.

sábado, 30 de marzo de 2013

Antonio Vega

Hablando de ellos

Se levantó un fuerte viento
y amaneció la alegría.
Nadie pensó en el momento
que el peso de la pobreza su riqueza fuera un día.
Estoy hablando de ellos,
de los que lloran y ríen.
La plata, el oro, el platino
no superan el destello de algo en sus ojos divinos.
Hallé en los dos a los guías
de mi emoción desbocada.
Nunca fue su mano fría,
padres de mi cuento de hadas.
De mi fortuna, cimientos.
De mis inventos, la cuna.
Todas sus miradas, y una a una,
de la moneda son cruz y cara.





                                    Estoy hablando de ellos.





miércoles, 6 de marzo de 2013

Miguel Ángel Velasco

               LA CLASE

                                 Para Alejandro Martín

En la negra pizarra hila su tela
esa nerviosa araña de la tiza,
y persigue prenderte la mirada
que se le escapa, soñolienta, cuando
sobre el banco reclinas la cabeza.
De repente, el maestro dice, grave:
no ha de caerse una sola hoja
sin que Dios no la vea.
Y tú te desperezas lentamente
y en la ventana del otoño adviertes
el temblor de la rama vigilada.



A VECES YA AMANECE EL DÍA VIEJO...

A veces ya amanece el día viejo.
Se agazapa detrás de los cristales,
con su barba de nieve y sus harapos
de niebla cenicienta. Luego viene
una arista de sol y nos esconde
las arrugas del día, el duro ceño
de ese anciano imposible que ahora tiende
la mano amarillenta a los gorriones.


Estos dos poemas son del libro "El sermón del fresno", de Miguel Ángel Velasco.


sábado, 16 de febrero de 2013

Aceituneros

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién,
quién levantó los olivos?

No los levantó la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzó una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién,
amamantó los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriqueció en la herida
generosa del sudor.

No la del terrateniente
que os sepultó en la pobreza,
que os pisoteó la frente,
que os redujo la cabeza.

Árboles que vuestro afán
consagró al centro del día
eran principio de un pan
que sólo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
pregunta mi alma: ¿de quién,
de quién son estos olivos?

Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.

Dentro de la claridad
del aceite y sus aromas,
indican tu libertad
la libertad de tus lomas.

Miguel Hernández

martes, 12 de febrero de 2013

Torrijos

A LA MUERTE DE TORRIJOS
     Y SUS COMPAÑEROS

Hélos allí: junto a la mar bravía
cadáveres están ¡ay! los que fueron
honra del libre, y con su muerte dieron
almas al cielo, a España nombradía.
Ansia de patria y libertad henchía
sus nobles pechos, que jamás temieron,
y las costas de Málaga los vieron
cual sol de gloria en desdichado día.
Españoles llorad; mas vuestro llanto
lágrimas de dolor y sangre sean,
sangre que ahogue a siervos y opresores,
y los viles tiranos con espanto,
siempre delante amenazando vean
alzarse sus espectros vengadores.

José de Espronceda.

jueves, 10 de enero de 2013

Vals de los enamorados y unidos para siempre

No salieron jamás
del vergel del abrazo.
Y ante el rojo rosal
de los besos rodaron.

Huracanes quisieron
con rencor separarlos.
Y las hachas tajantes
y los rígidos rayos.

Aumentaron la tierra
de las pálidas manos.
Precipicios midieron,
por el viento impulsados

entre bocas deshechas.
Recorrieron naufragios,
cada vez más profundos
en sus cuerpos, sus brazos.

Perseguidos, hundidos
por un gran desamparo
de recuerdos y lunas,
de noviembres y marzos,

aventados se vieron,
como polvo liviano:
aventados se vieron,
pero siempre abrazados.


 Miguel Hernández.