jueves, 9 de febrero de 2017

Luz Long


En la vida hay situaciones difíciles que ponen a un hombre a prueba. Llegado ese momento decisivo es cuando podemos ver la grandeza del alma humana, bueno, mejor dicho, la grandeza del espíritu de algunos hombres, personas excepcionales que hacen lo que deben hacer en cada momento. Es el caso que nos ocupa, Luz Long, el gran campeón alemán que ayudó a Jesse Owens a no ser descalificado en los Juegos Olímpicos de Berlín. Entre ellos surgió una gran amistad que perdurará para toda la eternidad.

Aquí dejo la última carta de Luz Long, herido en un hospital de campaña británico, a su amigo Jesse Owens:

"Mi corazón me dice que quizás esta sea la última carta que escriba en mi vida. Si así fuera , te ruego que hagas algo por mí. Cuando la guerra acabe , por favor, viaja a Alemania, encuentra a mi hijo y explícale realmente quién fue su padre. Háblale de los tiempos en los que la guerra no logró separarnos y dile que las cosas pueden ser diferentes entre los hombres de este mundo.Tu hermano, Luz".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada